Cuando la mejor apuesta es no apostar (Cuándo no apostar)

      - 
    0

    En todas las webs se habla de a qué apostar, cuándo apostar, cuánto apostar y demás, pero creo que igual de importante es saber cuándo apostar que cuándo NO apostar, y esto es algo que en ocasiones muchos no saben o se olvidan, y acaban apostando cuando no deben.

    Apuestas

    Hace no mucho hablamos sobre los 3 fallos más comunes, y uno de ellos era precisamente un caso en el que no debemos apostar. Muchas veces innecesariamente se realizan apuestas que no se deberían de hacer, por lo que es importante de vez en cuando leer y recordar cuándo no debemos apostar.

    Por ejemplo, esto es muy básico y puede sonar hasta estúpido, pero muchos nos hemos visto en la situación. Por ejemplo si sueles apostar a la NBA, que es un mercado que todos los días hay varios partidos, y haces al menos una apuesta todas las noches, no es raro que un día que no ves nada claro acabes haciendo una apuesta que realmente no harías simplemente por rutina. Si no hay nada que te convenza para ese partido, para ese día o incluso para esa semana, mejor no apostar nada.

    Si estás con un calentón porque estás en una mala racha, porque acabas de perder una apuesta en la que llevabas mucho dinero o simplemente estás con la cabeza en otro sitio y no estás a lo que estás, es mejor dejar un tiempo prudencial para calmarse o centrarse antes de hacer una apuesta a lo loco de la que te puedas arrepentir.

    Apostar con el corazón no suele ser bueno. Sí, vale, el que haya apostado a que la selección española ganaba dos Europeos y un Mundial seguidos ahora será de oro, pero por lo general y salvo contadas excepciones apostar por un equipo que quieres que gane pero que sabes que es improbable suele acabar mal.

    También en las apuestas en directo guiarse por los nombres a veces no es bueno, siempre es recomendable ver el evento en cuestión, y si no es posible, al menos seguirlo de alguna forma a través de alguna web en la que narren el partido o al menos se vea alguna estadística. Si a falta de 20 minutos el favorito para ganar va perdiendo tendrá una interesante cuota, sí, pero si no sabes cómo está jugando lo más seguro es que estés rifando el dinero.

    Como decía un conocido, a veces la mejor apuesta es no apostar.

    Compartir
    Javier García
    Redactor y amante de las apuestas deportivas; obseso del fútbol inglés y la NBA, no soy capaz de hacerle ascos a ningún deporte. Estar informado es la clave para apostar con cabeza.