El primer amaño de un partido de fútbol

    La historia del fútbol nos cuenta muchos hechos como el que sucedió en el año 1914, en el que 8 jugadores estuvieron involucrados en un amaño a gran escala.

      - 
    0

    amaño trampas deportes apuestas fútbol

    Cuando hablamos de un amaño de partidos o de encuentros deportivos, podemos pensar que esto es solo de hace unos años o como mucho de la historia moderna, es decir, a partir del siglo XX aproximadamente, pero esto no es cierto. Existen diferentes referencias a competiciones deportivas amañadas que se remontan a la Grecia antigua y es que las ansias de ganar, sea como sea, son algo inherente al ser humano, aunque muchas personas se empeñen en llamarlo competitividad cuando a veces es lo que son, trampas.

    Si nos centramos en el fútbol, hay que avanzar mucho en el tiempo, hasta llegar al año 1914, año en el que dos equipos: Manchester United y Liverpool se la tenían que jugar para no ocupar la segunda plaza de descenso directo después de que el Chelsea ocupase el farolillo rojo y se fuese a la First Division.

    Las apuestas de fútbol eran incipientes

    En aquellos tiempos se apostaba más a los caballos o al cricket y el negocio de las apuestas de fútbol era incipiente, pero debido a los continuos rumores de que el Manchester United derrotaría al Líverpool por 2 a 0, las apuestas subieron como la espuma y el partido finalmente acabó con ese marcador.

    Hay que decir que no fueron unos pocos rumores los que se corrieron con el resultado sino que prácticamente todo el mundo sabía que el Manchester ganaría y se conocía exactamente el marcador, lo que provocó que se abriese una investigación sobre un posible amaño.

    A raíz de esta investigación se implicó a ocho jugadores de diferentes equipos. Ante esta situación se creó una comisión en la que se resolvió que el cerebro de todo aquello había sido Jackie Sheldon, jugador del Liverpool, algo que aceptó cuando fue interrogado, contando incluso con quién fue pactado y en qué lugar se había quedado para tratar el asunto.

    Finalmente la Asociación de Fútbol, sancionó de por vida a los participantes a excepción de a un jugador del Manchester City, que tuvo un castigo de solo dos meses. En la sentencia se destacaba que el objetivo de los jugadores no era otro que el de obtener dinero a título personal dejando a los clubes fuera de este amaño.

    La razón era porque el fútbol, por aquel entonces no era profesional, o al menos como lo conocemos hoy en día y los jugadores cobraban muy poco e incluso había casos en los que algún jugador tenía que pagar por jugar en algún club de renombre. Por la situación de guerra que acababa de declarar Inglaterra a Alemania y por lo poco que se cobraba, ninguno de los ocho jugadores pudo resistir la tentación del dinero fácil.

    Compartir
    Carlos López
    Amante de todos los deportes, especialmente del fútbol, redactor y apostador cauto y moderado; siempre dispuesto a aprender e intentando mantenerme a la última en cuanto a noticias del sector del juego y del deporte.