Estados Unidos vence con facilidad a Serbia y se lleva el oro del Mundial

      - 
    0

    Todos los pronósticos se cumplieron y Estados Unidos se proclamó hace apenas unas horas campeona del mundo de baloncesto tras doblegar en la final del Mundial de baloncesto que se celebraba en España a Serbia, la sorpresa del campeonato que doblegó a Brasil y a Francia en cuartos de final y semifinal.

    1410684037_extras_noticia_foton_7_3[1]

    Realmente nadie daba casi ninguna opción a Serbia de dar la campanada y conseguir vencer a Estados Unidos, y eso se podía ver en las cuotas de la final, que mientras Serbia se pagaba a más de cuota 10 en todas las casas Estados Unidos lo más que se podía encontrar era a cuota 1.05.

    Pese a ello los de Djordjevic empezaron el partido enchufados y tras los primeros 5 minutos del primer cuarto pareció que podrían dar guerra al gigante americano, pero todo fue un espejismo. Ronda de cambios de Coach K, ajustes en la pista y en los 5 minutos que quedaban de cuarto pasaron de un marcador de 7-15 favorable a Serbia a 35-21 favorable a Estados Unidos.

    Y es que el gran mérito de este oro de Estados Unidos es sobre todo de su entrenador, Mike Krzyzewski, quien ha conseguido que todos los jugadores (cuando muchos de ellos son estrellas en sus equipos) se impliquen y jueguen como un equipo. De hecho en esta final no se podría destacar a un solo jugador del conjunto americano, habría que destacar al menos a 3: Kyrie Irving (26 puntos y 27 de valoración), James Harden (23 puntos y 25 de valoración) y DeMarcus Cousins (11 puntos y 9 rebotes, 21 de valoración).

    Serbia lo intentó, liderado por un Teodosic esplendido en el primer cuarto pero que acabó difuminado el partido (10 puntos y 7 asistencias, 12 de valoración), pero tras la remontada de Estados Unidos en el primer cuarto Serbia fue a remolque todo el partido, siempre lejos de los americanos y sin posibilidad aparente de recortar distancias.

    Compartir
    Javier García
    Redactor y amante de las apuestas deportivas; obseso del fútbol inglés y la NBA, no soy capaz de hacerle ascos a ningún deporte. Estar informado es la clave para apostar con cabeza.