Garbiñe Muguruza hace historia alcanzando la final de Wimbledon

      - 
    0

    Acostumbrados a los éxitos de Rafa Nadal y, en menor medida, de David Ferrer, el tenis femenino ha estado desde hace muchos años en un segundo plano, algo que podría empezar a cambiar ya en este Grand Slam de Wimbledon 2015, en el que sin los dos máximos representantes de España (Nadal y Ferrer) y con nadie destacando en el cuadro masculino, Garbiñe Muguruza se ha erigido como la principal representante española en tierras inglesas al lograr algo que no se conseguía desde los tiempos de Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez, llegar a la final de Wimbledon.

    Garbiñe Muguruza Wimbledon

    Muguruza superó nada menos que a Agnieszka Radwanska en semifinales (6-2, 3-6 y 6-3). Para llegar ahí tuvo que ganar previamente a Timea Bacsinszky (7-5 y 6-3), Caroline Wozniacki (6-4 y 6-4), Angelique Kerber (7-6. 1-6 y 6-2), Mirjana Lucic-Baroni (6-4. 4-6 y 6-2) y Varvara Lepchenko (6-4 y 6-1).

    En la final no tendrá un encuentro fácil, pues en frente tendrá a la todopoderosa número 1 de la WTA, Serena Williams, ganadora de nada menos que 5 Wimbledons en 5 finales desde su primera participación en 1998.

    Lógicamente dada la envergadura de la rival y de su récord en Wimbledon las casas de apuestas como bet365 dan como clara favorita para la final a la veterana Serena Williams, cuya victoria se paga a cuota 1.16 frente a la cuota 5.50 con la que pagan a la española Garbiñe Muguruza.

    Muguruza-Serena

    En otro mercado como el de número de sets podemos ver también el favoritismo de Serena, pues que el partido se vaya a más de dos sets se paga a cuota 3.40, frente a un 2-0 de cualquiera de las dos, que se paga a 1.30… y realmente las casas de apuestas sólo consideran el 2-0 de Serena, no el de Muguruza.

    Muguruza-Serena-sets

    Compartir
    Javier García
    Redactor y amante de las apuestas deportivas; obseso del fútbol inglés y la NBA, no soy capaz de hacerle ascos a ningún deporte. Estar informado es la clave para apostar con cabeza.