Jaycee Carroll, favorito en el concurso de triples Sportium

    La ACB celebra este fin de semana la Supercopa, con el primer Clásico de la temporada y un Concurso de Triples Sportium donde Carroll quiere revalidar el título y dos participantes muy especiales.

    0

    jaycee carroll concurso de triples

    Vitoria-Gasteiz acoge este fin de semana la Supercopa ACB, y más allá del Barça-Real Madrid  anoche la cita más esperada es el Concurso de triples Sportium que coronará al mejor cañonero de la ACB. El madridista Jaycee Carroll logró su primer título el año pasado en Málaga tras perder las dos ediciones anteriores, celebradas también en el Fernando Buesa Arena, ante Josh Ruggles, un fenómeno estadounidense de solo 16 años que fue capaz de someter a los mejores tiradores ACB.

    Carroll es el gran favorito con una cuota de 3,50€. Su trayectoria ACB, primero en el Granca y luego en el Real Madrid lo avala, pero pisándole los talones están Corbacho y Eriksson, ambos con una cuota de 4€ en Sportium. Corbacho tiene el récord de triples por partido en la ACB (3,2) desde 2013, y este año vuelve al Obradoiro tras una experiencia con más sombras que luces en Vitoria. Eriksson es la gran promesa azulgrana, marcado por una grave lesión hace dos temporadas pero con muchos puntos en las manos.

    A cierta disntancia están Kyle Kuric (7 a 1) y Billy Baron (8 a 1). Kuric, que el año pasado superó un tumor cerebral, ha demostrado en Estudiantes y Gran Canaria su habilidad en el triple, y Baron, recién llegado a Murcia, quiere al menos igualar a su hermano Jimmy, finalista en 2011. Otro recién llegado, -este a Fuenlabrada- Francisco Cruz comparte una cuota de 15€ con Silvia Domínguez, una de las estrellas de la selección femenina que se colgó la plata en Río. Un bronce, pero en baloncesto en silla de ruedas, se trajo el inglés Terry Bywater (21 a 1), jugador del Ilunion madrileño. La ACB sigue innovando.

    Compartir
    Periodista, blogger, apasionado del deporte y atleta en mi tiempo libre. Debo quejarme de que las cartas están mal mezcladas hasta que consiga una buena mano (Jonathan Swift).