Juego Responsable

Si has llegado hasta aquí probablemente sea porque eres un jugador online o estás a punto de convertirte en uno. Las apuestas deportivas, el póker online, los juegos de casino… son juegos para pasárselo bien, para disfrutar, pero ¿eres un buen jugador? Y por buen jugador no entendemos el que tiene un gran porcentaje de aciertos y unas ganancias elevadas, sino que el buen jugador es el que juega de manera responsable, que se toma el juego online como un entretenimiento más pero que es consciente de sus peligros.

Podemos definir el juego online como una decisión informada y educada con el único objetivo del entretenimiento, o lo que es lo mismo, jugar por placer, sin intentar ganar la apuesta o la partida que nos solucione la vida. Y en este sentido, las casas de apuestas o salas de juego online tienen un papel crucial a la hora de prevenir un juego irresponsable que no perjudicará solo al jugador, también afectará a sus familiares, amigos, a su trabajo, etc.

El jugador responsable debe tener dos lemas: jugar por diversión, consciente de que puede perder dinero, y no intentar recuperar nunca las pérdidas. Por eso es vital, antes de jugar, decidir cuanto dinero y tiempo se dedicará al juego. Ese dinero nunca debe salir de gastos fijos (comida, medicinas, transporte, etc.) ni pedirse prestado. El juego no debe afectar sus relaciones familiares ni sociales, y debe ser capaz de controlarse y evitar jugar en momentos en que quizá no controle sus emociones tanto como le gustaría.

Para ello, las casas y salas de juego con licencia para operar en España nos ofrecen varias opciones. Por ejemplo, los controles de los depósitos, con límites mensuales, semanales e incluso diarios, límites de pérdidas, de traspasos, etc. que nos permitirán no salirnos de nuestro presupuesto. Y para controlar el tiempo que pasamos frente al ordenador tenemos los temporizadores. Pueden avisarnos cuando alcanzamos cierto tiempo de juego o podemos tener un cronómetro en pantalla que indica la duración de la sesión en todo momento.

Vídeo de la DGOJ de apoyo al Juego Responsable:

La autoexclusión es otra medida muy útil para jugar de manera responsable. Si ves que no estás cumpliendo con los principios de juego responsable, que tienes pérdidas importantes o pasas por un bache económico o emocional, la casas de apuestas te puede paralizar temporalmente la cuenta. Cuando vuelvas, seguirá como estaba. Si tienes dudas sobre tu forma de jugar, evalúa tu comportamiento con los cuestionarios SOGS o NODS y, si es necesario, no dudes en recurrir a un profesional o asociación para que te ayuden: