Las apuestas más absurdas que puedas maginar

    Hoy quiero traer un poco de humor a mis artículos diarios con algunas de las apuestas más absurdas que se hayan podido hacer hasta ahora.

    0

    persona haciendo apuestas con el móvil

    El mundo de las apuestas nunca dejará de sorprendernos, pero sobre todo muchas de las personas que apuestan. En este artículo quiero compartir con vosotros algunas apuestas de lo más extrañas que podáis imaginar.

    Si os gusta el póker y sois de los que habéis aprendido viendo a los famosos, conoceréis a Amarillo Slim. Este genio, ya fallecido, no solo era un as en las mesas de póker sino en las apuestas estrafalarias. Fue capaz de mandar una pelota de golf a más de 1,5Km sobre un lago helado. Asimismo pudo ganar a un campeón de Wimbledon jugando al ping-pong, pero él jugó con sartenes.

    Cambiarse el nombre, una de las apuestas más locas

    Hace un tiempo, un neozelandés de 22 años apostó que si perdía una apuesta se cambiaría de nombre. Dejaría que fueran sus amigos quienes elegirían el nombre. Desgraciadamente… perdió, pero cumplió su promesa. Eligieron Full Metal Havok More Sexy N Intelligent Than Spock And All The Superheroes Combined With Frostnova. Por suerte, eso aquí en España no podría ser posible.

    Casi peor fue lo de Will Hirons, quien acabó tatuándose la cara de Andy Murray en el trasero. Apostó conta Murray convencido de que no haría nada en Wimbledon 2013. Inglaterra llevaba 77 años sin ganar un torneo de la ATP. Finalmente ganó la final contra Djokovic y tuvo que cumplir su promesa.

    Otra de las apuestas más irreverentes fue la que hizo Brian Zembic, quien en 1997 se la jugó con unos amigos. Perdió y el resultado fue que se tuvo que colocar implantes de silicona en su pecho, del mismo tamaño que los de su novia.

    Esto ha sido solo un ejemplo de las muchas locuras que se pueden hacer en las apuestas. En otra ocasión os traeré alguna como estas, o incluso peor, porque las hay que no tienen desperdicio.

    Compartir
    Carlos López
    Amante de todos los deportes, especialmente del fútbol, redactor y apostador cauto y moderado; siempre dispuesto a aprender e intentando mantenerme a la última en cuanto a noticias del sector del juego y del deporte.