Las horas bajas de la Quiniela

      - 
    0

    A pesar de que se han llevado a cabo muchos intentos para volver a hacer que la Quiniela vuelva a ocupar un lugar importante dentro del sector del juego y las apuestas en nuestro país, lo cierto es que las casas de apuestas han comido gran parte del pastel del sector en nuestro país.

    quiniela

    La Quiniela ya no es lo que era y pienso que aunque no nos encontremos con lo que podíamos denominar como “crónica de una muerte anunciada” (parafraseando al genial García Márquez), o mucho cambian las cosas o el futuro para el que ha sido uno de los juegos de azar por excelencia desde hace unos años en España es más bien incierto.

    Algunos culpan a las casas de apuestas online del devenir quinielístico pero el detonante fue la caída a plomo de la economía nacional, tanto la pública como la privada. Con ello, los 557 millones de recaudación de la Quiniela en el año 2008 descendió a 297,75 millones el pasado 2013 y la cifra sigue descendiendo.

    No se puede ganar en todo, todos los que apostamos lo sabemos. Mientras diversos organismos se embolsaban importantes cantidades de dinero con los derechos televisivos y publicitarios, la Quiniela iba perdiendo fuelle. Posteriormente llegaron los partidos los viernes de noche, los domingos a las 12 y por si fuera poco los lunes de noche también había liga.

    Este desbarajuste ha sido otro de los detonantes de la pérdida de interés de los aficionados a la quiniela donde al menos dos partidos de Primera División, la más atractiva de cara a las apuestas, siempre faltaban en la quiniela, cambiándose por los de Segunda División o incluso Segunda B, con la consiguiente pérdida de interés y una menor cuantía en lo referente a los premios.

    Desde la SELAE intentarán, una vez más, revitalizar el modelo de la Quiniela e intentar darle más continuidad, intentando volver a recuperar el sitio que había conseguido en cuanto a las apuestas en nuestro país.

    Compartir
    Carlos López
    Amante de todos los deportes, especialmente del fútbol, redactor y apostador cauto y moderado; siempre dispuesto a aprender e intentando mantenerme a la última en cuanto a noticias del sector del juego y del deporte.