Las trampas más absurdas del deporte

    Os mostramos un pequeño compendio de algunas de las trampas más famosas y absurdas del mundo del deporte moderno, alguna de ellas muy famosas y otras no tan conocidas.

      - 
    0

    Deportes amaño trampas

    Desde que el hombre es hombre siempre ha habido trampas en prácticamente todos los aspectos de nuestra vida, en nuestras relaciones personales, laborales, en los estudios y como suele suceder mucho, también en el deporte para hacer que uno o más personas ganen en las apuestas de manera ilegal.

    Las trampas más absurdas del deporte

    En esta entrada de domingo voy a compartir con vosotros algunas de las trampas más absurdas del mundo del deporte y también de las más bochornosas que han sucedido en los últimos años, como por ejemplo la protagonizada por el fondista italiano Devis Licciardi, quien consumía sustancias dopantes para tener un mejor rendimiento.

    El atleta lo tenía todo preparado para que en caso de que le hiciesen un control antidoping no le detectasen nada. Dentro de sus calzoncillos tenía una bolsa con orina sana conectada mediante un catéter a un pene falso desde donde pretendía vaciar la orina sana en caso de control, pero fue sorprendido quitándose este artilugio y descubrieron el engaño.

    Otro engaño muy sonado tuvo como protagonista a la atleta cubana Rosie Ruiz, quien pulverizó el crono en la famosa Maratón de Boston. Fue en el año 1980 y solo tardó 2:31:56. Todo el mundo se sorprendió e incluso los jueces de carrera siempre sospecharon porque siempre conseguía batir sus marcas y llegar muy fresca a la meta tras 42 kilómetros y 195 metros. En esa ocasión la trampa no le funcionó y fue descubierta, había ido en metro gran parte del recorrido.

    Una de las grandes estrellas de la esgrima internacional era Boris Onischenko, quien compitió en los Juegos Olímpicos de 1968, 1972 y 1976, donde siempre consiguió los mejores puestos gracias a una técnica muy sofisticada. Contaba con un interruptor con el que conseguía activar los tocados y a pesar de que sus rivales no notaban el impacto, Onischenko siempre puntuaba, hasta que fue descubierto y desposeído de sus títulos.

    Para finalizar os dejo con una de las vergüenzas nacionales, el equipo de baloncesto de los Juegos Paralímpicos de Sidney del año 2000. Se hicieron con el oro arrasando a todos los participantes y tiempo después se descubrió que 10 de los 12 componentes no tenía ninguna discapacidad intelectual como se aseguró, tuvieron que devolver el oro.

    No quiero olvidarme del gol de Maradona, del de Thierry Henry, el doping de Ben Johnson o el accidente autoprovocado de Nelsinho Piquet. Aunque en esto del deporte hay muchas trampas seguro que no hay ninguna como estas que hemos recordado en esta entrada.

    Compartir
    Carlos López
    Amante de todos los deportes, especialmente del fútbol, redactor y apostador cauto y moderado; siempre dispuesto a aprender e intentando mantenerme a la última en cuanto a noticias del sector del juego y del deporte.