Leyendas de las apuestas: Horatio Nelson Jackson

    Hoy quiero hablaros de Horatio Nelson Jackson, un pionero de las apuestas que apostó que cruzaría estados unidos en coche en 90 días en el año 1903.

    0

    Recreación del equipo de Horatio Nelson Jackson, una leyenda de las apuestas

    Hoy en día, las apuestas son bastante diferentes que las que solía haber hace muchos años. Incluso diferentes a las que había el siglo pasado o hace dos siglos. Actualmente, las apuestas se hacen sobre todo por dinero. Atrás quedan aquellos tiempos en los que se apostaba por el honor, aunque no es el caso del que os voy a hablar a continuación.

    En este artículo os traigo una apuesta de las clásicas, de las de antes. Una apuesta como la de cruzar un país entero conduciendo. Esto puede sonar algo normal y corriente, sobre todo si se ve desde el punto de vista actual. Pero todo cambia si nos remontamos al año 1903 en Estados Unidos.

    Una de las primeras apuestas con un coche

    Por aquellos años no existían demasiadas carreteras asfaltadas, solo en las grandes ciudades y poco más. El resto de carreteras eran caminos de tierra y piedras, haciendo que elegir cualquier ruta pudiera convertirse en una pesadilla.

    Horatio Nelson Jackson es el protagonista de esta historia. Apostó en un bar que podría atravesar el país entero en 90 días y lo hizo por 50 dólares. Puede parecer poco pero por aquellos años era una buena cantidad de dinero.

    Al final consiguió ganar la apuesta pero le costó 8.000 dólares que tuvo que pagar de su bolsillo. Consiguió hacerlo en poco más de dos meses y su viaje se convirtió en toda una aventura. Tuvo la ayuda de un copiloto e incluso adoptó a un perro durante su viaje.

    La falta de información sobre carreteras, el mal estado de las mismas y las averías jugaron en su contra. Incluso, hubo un momento en el que una mujer le indicó mal su camino, solo para que su familia viese por primera vez un coche. Al final, nada pudo con Horatio Nelson Jackson y consiguió llegar al destino pactado en la apuesta antes de los 90 días de rigor.

    Aquella empresa estaba abocada al fracaso por las condiciones del terreno y porque la automoción de aquel entonces no era demasiado buena. Pero todo acabó de la mejor manera posible. ¿Conocías esta historia?

    Compartir
    Carlos López
    Amante de todos los deportes, especialmente del fútbol, redactor y apostador cauto y moderado; siempre dispuesto a aprender e intentando mantenerme a la última en cuanto a noticias del sector del juego y del deporte.