Pai Gow John y su falso aleatorio

    En este artículo os hablo de Pai Gow John, un estafador de casino que junto a su banda consiguió desplumar más de 7 millones de dólares en diferentes casinos de Estados Unidos entre 2002 y 2007.

    0

    Pai Gow John jugando en el casino

    En este artículo quiero hablaros de otro de los muchos estafadores de casino que ha habido durante la historia. Para ello no hay que irse demasiado atrás en el tiempo, exactamente entre los años 2002 y 2007. Su nombre real era Phuong Quoc Truong, pero todo el mundo le conocía como Pai Gow John.

    Pai Gow John llegó a trabajar en varios casinos antes de pasarse al lado oscuro en el año 2002. Fue el año en el que puso sus habilidades a prueba tras ser despedido del casino en el que trabajaba. Su despido se debió a que hacía lo que se conoce como falso aleatorio.

    Estando de crupier, un falso aleatorio es cuando se barajan las cartas de determinada manera que parece que se están barajando, pero siempre siguen en la misma posición. El FBI estudió a Pai durante un tiempo y fueron conscientes de que con el paso del tiempo fue mejorando su técnica.

    Pai Gow John comienza sus estafas en 2002

    Para conseguir su propósito necesitaba tener siempre gente trabajando dentro del casino. No tardó en hacerse con los servicios de muchos croupier que le ayudasen. Eso sí, a cambio de una generosa cantidad de dinero.

    Eso no fue impedimento para Pai Gow Jown y su banda de 46 miembros. Fueron capaces de mantener rachas ganando 50.000 dólares cada 10 minutos. Esto hizo que en cuestión de horas ganasen  en un casino de Chicago más de 860.000 dólares.

    El croupier, siguiendo diferentes códigos establecidos, siempre avisaba a los jugadores de la banda qué carta iba a salir. Jugando sobre seguro, no se tenía duda de que habría ganancia para todos cada noche.

    De Chicago fueron hasta Sacramento, en California, saqueando todos los casinos que encontraron a su paso. Pero no sabían que la Comisión Federal del Juego así como el FBI tenían la mosca detrás de la oreja.

    El error lo cometió el propio Pai. Quizá fuese por avaricia, pero acabó intentando estafar al resto de su banda, quienes no tardaron en denunciarle. Finalmente fue capturado así como el resto de la banda. No sin antes comprobar cómo funcionaba el sistema y estudiando a fondo tanto a un crupier como a un jugador, ambos de la banda. El jugador consiguió hacerse en una noche más de 20.000 dólares.

    Compartir
    Carlos López
    Amante de todos los deportes, especialmente del fútbol, redactor y apostador cauto y moderado; siempre dispuesto a aprender e intentando mantenerme a la última en cuanto a noticias del sector del juego y del deporte.